Volver

5 de febrero de 2010
El Mundo

Airosa mente

"Alta entropía o desnudo en la escalera". Óleo sobre lino. 2009

He ahí una escalera firme, segura, con sus sólidos peldaños de madera, sin grietas. Y he ahí, también, esas hojas caídas sobre los escalones, o a punto de caer, empujadas por el aire de alguna ventana o puerta abierta que no vemos. Cada peldaño se comunica entre sí como nos comunicamos todos en la vida: con la certeza de lo inmediato. En cambio, esas hojas sueltas introducen el azar, la incertidumbre, lo aleatorio: en suma, lo extraña que resulta la vida. Y esa escalera, al igual que nuestra conciencia, se ve de pronto sacudida por la intromisión de esas cuartillas en blanco. Si hubiéramos cerrado la puerta o la ventana que propicia el aire del cuadro, nada de esto hubiera sucedido; que es lo que a menudo hacemos. Suerte que a Mery Sales se le olvidara. O no. Quién sabe.

Salva Torres


Volver