Volver

12 de febrero de 2010
El Mundo

El bueno

"Tramar II". Óleo sobre lino. 2008

A Mery Sales le interesa el azar. Ya nos lo contó al exponer Designios y Quiebras: "La quiebra es lo que cambia cuanto tenías previsto, y eso es lo enriquecedor". Lo BUENO de su producción artística está ahí, en esa manera que tiene de movilizar la incertidumbre en la aparentemente sosegada superficie de sus cuadros. Ya sea la naturaleza, el fuego e incluso interiores apacibles, todo lo que Mery pinta se mueve por ese instinto que los surrealistas llamaban escritura automática y que, en su caso, es simple inquietud por las volubles formas. Ramas mecidas por el viento; eclipses desdibujando figuras que se vuelven invisibles de tanto querer verlas, fijarlas, reconocerlas, y hojas de papel revoloteando por el aire imprevisto, son algunos de los elementos de que se sirve para sorprender nuestra mirada.

Salva Torres


Volver