Categorías
Obras

Tras los escombros # 2019

Tras los escombros # 2019
Ante la cuestión general, de quién soy o quiénes somos y qué pintamos en este mundo, surge la necesidad inevitable de aparecer retratada como pintora en los cuadros. Ser mujer en el campo de la creación, ser escritora, filósofa, actriz o, en mi caso, ser pintora, supone interpretar el mundo de otra manera al haber tenido menos referentes y más dificultades. Verse limítrofe genera preguntas, contenidos diferentes y plantea otra forma de contar. Pintar puede ser la expresión de un acto creativo y creador, una pulsión de existencia que hace posible inventarse una salida tras los escombros, a partir de las experiencias observadas o sufridas, sustraídas de la corriente del tiempo. Esta serie de autorretratos, dentro del proyecto Seres fuera de campo, retoma la figura de la Mujer elefante y utiliza la almohada, entre otras metáforas, como aquello que nos pesa y debemos soltar para vernos, reconocernos y avanzar: después del escombro está todo por hacer. La pintora representa a la propia pintura, la que mira y es mirada al mismo tiempo, y aparece ante un lienzo en blanco, en medio de la oscuridad, con un mono de trabajo de color rojo. Desde la piel de la pintura, la pintora va evolucionando a lo largo de una serie de escenas hasta transfigurarse en la piel de sus verdaderas protagonistas, otra serie en marcha de parias conscientes que encarnan la misma pregunta.

dibujo ojoVisita virtual a la exposición

Tras los escombros Tras los escombros Tras los escombros Mi pintura, velando, revela. En su devenir ha ido encontrando un modo de razonar diferente a partir de referentes decisivos y conceptos esquivos de una presencia tangible. Cada una de las secuencias temporales, de alto contenido narrativo y simbólico, ha ido estrechando su compromiso con cierto tipo de escritura donde la sucesión de imágenes va encontrando un hilo rojo en el tiempo. Una especie de pensamiento encarnado cuya intención es despertar la conciencia favoreciendo encuentros sensoriales y emocionales con el mundo al que pertenecemos, con su belleza y su conflicto. Una doble trama que, a lo largo de los años, se distingue como una inmensa red reversible desde lo sensible.

Las características icónicas, plásticas y conceptuales son el cambio de escala, el fuera de foco y de campo y las diversas tensiones compositivas; las superposiciones de contornos y formas; el uso libre de la luz, el color o la mancha; la doble visión simultánea: figurativa y abstracta; la diversidad estilística en el contenido de cada proyecto; las múltiples lecturas y referencias textuales, y la reinterpretación de los géneros clásicos como el retrato o el paisaje. Hablando de géneros, pero en otra acepción, también la relectura de la propia pintura fuera de la perspectiva de la tradición masculina.

Mi pintura sigue evolucionando a cada tanto como un movimiento constante de cercanía y de alejamiento consigo misma y, más allá de sus márgenes, en la relación íntima con otras miradas. Puedo luego soy, me rebelo luego somos. Dos citas unidas en una frase, de Simon Weil y Albert Camus respectivamente, revelan el sentido de estos rostros sin nombre de la dignidad humana. Los primeros 13 retratos de esta serie en proceso aparecieron al final de la muestra Seres fuera de campo, como conclusión inacabada y abierta a un nuevo comienzo. Mi pintura sigue avanzando retomando trabajos anteriores. En este caso concreto, a partir de Hannah Arendt y su singular concepto de paria consciente, se atreve a revisar, a modo de cita o escritura al margen, el sentido de los 48 Retratos ilustres del pintor alemán Gerhard Richter, también objeto de estudio en su día. La cita pretende despertar esta obra de su letargo ideológico e histórico y reponer ciertas ausencias en clave crítica, mostrar ese otro saber, desplazado por incómodo, que lamentablemente no ha dejado huella en las enciclopedias y que, sin embargo, existe.

Carrer de Juan de Mena, 6 46008 Valencia pintura@merysales.com

Tras los escombros

Tras los escombros