Categorías
Obras

Escenas de interior # 2005

Escenas de interior # 2005
Un mínimo de personas anónimas ocupan una determinada estancia, un grupo intercambiable de seres con quienes cualquiera podría identificarse. Los gestos aparentemente inofensivos y rutinarios dan cuenta de cierta extrañeza intrigante, y ridícula también, cuando no se percibe intención ni sentido profundo en cada acción. Ellos caracterizan un fragmento de la sociedad autómata que no piensa, compuesta por desconocidos también de sí mismos. Seres malogrados, que no se involucran en lo que hacen y ni siquiera son conscientes de ello.