Categorías
Obras

Sombras de Cadmio # 1997

Sombras de Cadmio # 1997
El cadmio es un mineral que aporta a determinados colores intensidad y saturación; los rojos, magentas, naranjas y amarillos que lo contienen se caracterizan por su condición extremadamente cálida y saturada. Estos son los colores empleados en la parte clara de las formas y, por contraste, dan pie a la sombra en los tonos fríos igualmente intensos: turquesas, esmeraldas, prusias o púrpuras… Sombras de Cadmio anuncia de este modo dos partes antitéticas: cadmio está nombrando a la pintura, implícitamente, en el material utilizado, y sombra propone el envés de lo claramente visible, es decir aquello que se esconde porque se desea, se intuye o se teme. La luz cegadora del cadmio necesariamente produce sombras, ambos extremos rivalizan en el mismo plano desmintiéndose y liberando en su lucha otros espacios para el pensamiento. Un enfrentamiento de sentidos que delata, al menos, que no existe una única fórmula ni mejor de ver ni una mejor que las demás. En todo caso, activa la necesidad de querer, a partir de la duda, y de mirar, mediante la pintura, aquellos trazos velados e indescifrables de lo otro desaparecido en la superficie del cuadro.